Patrimonio Mundial

 

Email
Facebook
Twitter
Youtube
 

El Centro de Patrimonio Mundial

“El Centro del Patrimonio Mundial tiene como función primordial asegurar la administración diaria de la Convención. De acuerdo con el artículo 14 de la Convención, el Centro del Patrimonio Mundial secunda al Comité del Patrimonio Mundial, y en particular organiza sus reuniones estatutarias, elabora y propone políticas en su nombre y se ocupa de que las actividades se lleven a cabo de acuerdo con sus decisiones y en cooperación con los Estados Partes y los Organismos Asesores. Asesora a los Estados Partes en la preparación de Listas Indicativas y propuestas de inscripción a la Lista del Patrimonio Mundial y se encarga de su recepción, registro, archivo y transmisión al ICOMOS y/o a la UICN.

Coordina también los estudios y actividades en apoyo de la Estrategia Global para establecer una Lista del Patrimonio Mundial digna de crédito, representativa y equilibrada. El Centro organiza la asistencia internacional con cargo al Fondo del Patrimonio Mundial en respuesta a las peticiones de los Estados Partes, coordina el ejercicio de información periódica y el informe sobre el estado de conservación de los sitios del Patrimonio Mundial, así como las acciones de emergencia emprendidas cuando un bien está amenazado. Organiza seminarios técnicos y talleres y mantiene al día la Lista del Patrimonio Mundial y su base de datos.

Un aspecto de las tareas del Centro del Patrimonio Mundial que adquiere cada vez más importancia es la coordinación de sus actividades con las de otros acuerdos multilaterales culturales y ambientales, con las convenciones y recomendaciones de la UNESCO sobre el patrimonio cultural y los programas sobre el patrimonio natural, a fin de garantizar una mayor complementariedad y sinergia. El Centro también identifica y ejecuta programas regionales y temáticos y se empeña en movilizar recursos técnicos y financieros adicionales a fin de garantizar la aplicación eficaz de la Convención en cooperación con otros organismos de las Naciones Unidas, bancos de desarrollo, organizaciones no gubernamentales de conservación, instituciones de investigación y sector empresarial”. (UNESCO. La Carpeta de Información sobre el Patrimonio. 2008. pág. 25.)

Por otro lado, “Las principales funciones del Comité, en colaboración con los Estados Parte son:

a) determinar, sobre la base de las propuestas de inscripción presentadas por los Estados Partes, los bienes culturales y naturales de Valor Universal Excepcional que serán protegidos en el marco de la Convención, e inscribirlos en la Lista del Patrimonio Mundial;

b) examinar el estado de conservación de los bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial mediante los procesos de monitoreo (véase el capítulo IV) reactivo y presentación de informes periódicos (véase el Capítulo V); Artículos 1.7 y 29 de la Convención del Patrimonio Mundial.

c) decidir cuáles de los bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial habrán de incluirse o ser retirados de la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro; Artículos 11.4 y 11.5 de la Convención del Patrimonio Mundial.

d) decidir si un bien debe ser suprimido de la Lista del Patrimonio Mundial (véase el Capítulo IV de la Convención);

e) determinar el procedimiento de examen de las solicitudes de asistencia internacional y efectuar los estudios o las consultas que estime necesarios antes de tomar una decisión (véase el Capítulo VII); Artículos 21.1 y 2.3 de la Convención del Patrimonio Mundial.

f) determinar la manera más adecuada de utilizar los recursos del Fondo del Patrimonio Mundial para ayudar a los Estados Partes a preservar sus bienes de Valor Universal Excepcional;

g) buscar formas de aumentar el Fondo del Patrimonio Mundial;

h) presentar un informe sobre sus trabajos cada dos años a la Asamblea General de los Estados Partes y a la Conferencia General de la UNESCO;

i) examinar y evaluar periódicamente la aplicación de la Convención;

j) revisar y adoptar las Directrices Prácticas.

Para facilitar la aplicación de la Convención, el Comité elabora Objetivos Estratégicos, que son sometidos a exámenes y revisiones periódicos para definir las metas y objetivos del Comité a fin de garantizar una respuesta eficaz a los nuevos peligros que amenazan el Patrimonio Mundial.

Los Objetivos Estratégicos actuales (también denominados “las cinco C”) son los siguientes:

  • Aumentar la Credibilidad de la Lista del Patrimonio Mundial;
  • Garantizar la Conservación eficaz de los bienes del Patrimonio mundial;
  • Promocionar una Capacitación eficaz en los Estados Parte;
  • Aumentar la sensibilización, la participación y el apoyo públicos al Patrimonio Mundial mediante la Comunicación;
  • Fortalecer el papel de las Comunidades en la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial. (“Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial” en su párrafo 24 al 26)