Patrimonio Mundial

 

 

El Comité Del Patrimonio Mundial

Según las “Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial” , el Comité  intergubernamental de protección del patrimonio mundial cultural y natural, llamado también Comité del Patrimonio Mundial:

 

Está integrado por 21 miembros y se reúne al menos una vez al año (en junio o julio). Nombra una Mesa Directiva, que se reúne todas las veces que se considere necesario durante las sesiones del Comité. Puede consultarse la composición del Comité y de su mesa Directiva en la siguiente página web: http://whc.unesco.org/en/committee/ .

Las reuniones del Comité se rigen por su Reglamento, disponible en la siguiente página web: http://whc.unesco.org/committeerules  .

El mandato de los miembros del Comité es de seis años pero, a fin de garantizar una representación equitativa y la rotación en el seno del Comité, la Asamblea General invita a los Estados Parte a considerar la reducción voluntaria de su mandato de seis a cuatro años y a no solicitar mandatos consecutivos.

Se podrá reservar cierto número de plazas a los Estados Parte que no tengan ningún bien en la Lista del Patrimonio Mundial, sí así lo decide el Comité en la sesión previa a la Asamblea General.

Las decisiones del Comité están fundadas en consideraciones objetivas y científicas, y toda evaluación realizada en su nombre debe efectuarse de manera detallada y responsable. El Comité reconoce que tales decisiones requieres:

a) Una documentación preparada cuidadosamente;

b) Procedimientos minuciosos y coherentes;

c) Una evaluación por parte de expertos calificados y;

d) Si es preciso, peritajes complementarios.

 

Las principales funciones del Comité, en colaboración con los Estados Parte son:

a) determinar, sobre la base de las propuestas de inscripción presentadas por los Estados Partes, los bienes culturales y naturales de Valor Universal Excepcional que serán protegidos en el marco de la Convención, e inscribirlos en la Lista del Patrimonio Mundial;

b) examinar el estado de conservación de los bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial mediante los procesos de monitoreo (véase el capítulo IV) reactivo y presentación de informes periódicos (véase el Capítulo V); Artículos 1.7 y 29 de la Convención del Patrimonio Mundial.

c) decidir cuáles de los bienes inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial habrán de incluirse o ser retirados de la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro; Artículos 11.4 y 11.5 de la Convención del Patrimonio Mundial.

d) decidir si un bien debe ser suprimido de la Lista del Patrimonio Mundial (véase el Capítulo IV de la Convención);

e) determinar el procedimiento de examen de las solicitudes de asistencia  internacional y efectuar los estudios o las consultas que estime necesarios antes de tomar una decisión (véase el Capítulo VII); Artículos 21.1 y 2.3 de la Convención del Patrimonio Mundial.

f) determinar la manera más adecuada de utilizar los recursos del Fondo del  Patrimonio Mundial para ayudar a los Estados Partes a preservar sus bienes de Valor Universal Excepcional;

g) buscar formas de aumentar el Fondo del Patrimonio Mundial;

h) presentar un informe sobre sus trabajos cada dos años a la Asamblea General de los Estados Partes y a la Conferencia General de la UNESCO;

i) examinar y evaluar periódicamente la aplicación de la Convención;

j) revisar y adoptar las Directrices Prácticas.

 

Para facilitar la aplicación de la Convención, el Comité elabora Objetivos Estratégicos, que son sometidos a exámenes y revisones periódicos para definir las metas y objetivos del Comité a fin de garantizar una respuesta eficaz a los nuevos peligros que amenazan el Patrimonio Mundial.

Los Objetivos Estratégicos actuales (también denominados “las cinco C”) son los siguientes:

- Aumentar la Credibilidad de la Lista del Patrimonio Mundial;

- Garantizar la Conservación eficaz de los bienes del Patrimonio mundial;

- Promocionar una Capacitación eficaz en los Estados Parte;

- Aumentar la sensibilización, la participación y el apoyo públicos al Patrimonio Mundial mediante la Comunicación;

- Fortalecer el papel de las Comunidades en la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial.

 

LA SECRETARÍA DEL PATRIMONIO MUNDIAL (El Centro de Patrimonio Mundial)

 

El Comité del Patrimonio Mundial es asistido por una Secretaría nombrada por el Director General de la UNESCO. Actualmente, desempeña la función de la Secretaría el Centro del Patrimonio Mundial, creado en 1992 expresamente para tal fin. El Director Generral nombró Secretario del Comité al Director del Centro del Patrimonio Mundial. La Secretaría asiste a los Estados Parte y a los organismos consultivos y colabora con ellos.La Secretaría trabaja en estrecha colaboración con otros sectores de la UNESCO yt sus oficinas fuera de la sede.

Las principales funciones de la Secretaría son:

a) organizar las reuniones de la Asamblea General y del Comité;

b) implementar las decisiones del Comité del Patrimonio Mundial y las resoluciones de la Asamblea General, informando sobre esa puesta en práctica;

c) recibir las propuestas de inscripción para la Lista del Patrimonio Mundial, registrarlas, comprobar si están completas, archivarlas y transmitirlas a los organismos consultivos competentes;

d) coordinar los estudios y actividades relativos a la Estrategia Global para una Lista de Patrimonio Mundial representativa, equilibrada y creíble;

e) organizar la presentación periódfica de informes y coordinar los Monitoreos reactivos;

f) coordinar la asistencia internacional;

g) movilizar fondos extrapresupuestarios para la conservación y las gestiones de los bvienes del Patrrimonio Mundial;

h) ayudar a los Estados Partyes a implementar los programas y proyectos del Comité; y

i) promocionar el Patrimonio Mundial y la Convención divulgando información en los Estados Parte, conlos organismos consultivos y con el público.

Estas actividades se ajustan a las decisiones y los Objetivos Estratégicosa del  Comité; ya las resoluciones de la Asamblea General de los Estados Parte y se realizan en estrecha colaboración con los organismos consultivos.

 

ORGANISMOS CONSULTIVOS DEL COMITÉ DEL PATRIMONIO MUNDIAL

Los organismos consultivos del Comité del Patrimonio Mundial son el ICCROM (Centro Internacional de Estudios de conservación y restauración de los bienes culturales), el ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios) y la UICN (Unión Mundial para la Naturaleza).

Las funciones de los ortganismos consultivos son:

a) asesorar sobre la implementación de la Convención del Patrimonio Mundial en su área de espoecialización;

b) ayudar a la Secretaría a preparar los documentos del Comité, el orden del día de sus reuniones y la implementación de sus decisiones;

c) ayuda a crear y a aplicar la Estrategia Global para una Lista de Patrimonio Mundial representativa, equilibrada y creíble, la Estrategia global de formación, la presentación de informes priódicos y a reforzar el uso eficaz del Fondo del Patrimonio Mundial;

d) supervisar el estado de conservación de los bienes del Patrimonio Mundial y revisar las solicitudes de Asistencia Internacional;

e) en el caso del ICOMOS y la UICN , evaluar los bienes propuestos para su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial y presentar informes de evaluación al Comité y;

f) asistir a las reuniones del Comité del Patrimonio Mundial y de la Mesa Directiva en calidad de organismos consultivos.

 

ICCROM

El ICCROM (Centro Internacional de Estudios de conservación y restauración de los bienes culturales) es una organización intergubernamental internacional con sede en Roma, Italia. Fue creado por la UNESCO en 1956 y, de acuerdo con sus estatutos, sus funciones consisten en llevar a cabo programas de investigación, documentación, asistencia técnica, formación y sensibilización pública para fomentar la conservación de los bienes muebles e inmuebles del patrimonio cultural.

En lo que se refiere a la Convención, la función del ICCROM consiste en: ser el colaborador prioritario en la formación sobre patrimonio cultural, supervisar el estado de conservación de los bienes culturales del Patrimonio Mundial, estudiar las solicitudes de asistencia internacional presentadas por los Estados Parte y prestar su contribución y apoyo a las actividades de formación de capacidades.

 

ICOMOS

El ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios)  es una organización no gubernamental con sede en París, Francia. Se fundó en 1965 y su objetivo consiste en promover la aplicación de la teoría, la metodología y las técnicas científicas a la conservación del patrimonio arquitectónico y arqueológico. Su labor se basa en los principios de la Carta Internacional sobre la Conservación y la Restauración de Monumentos y Sitios (la Carta de Venecia) de 1964.

En lo que se refiere a la Convención, la función concreta del ICOMOS consiste en: evaluar los bienes propuestos para ser incluíos en la Lista del Patrimonio Mundial, supervisar el estado de conservación de los bienes culturales del Patrimonio Mundial, estudiar las solicitudes de asistencia internacional presentadas por los Estados Parte y prestar su contribución y apoyo a las actividades de formación de capacidades.

 

 UICN

La Unión Mundial para la Naturaleza (anteriormente, Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos) fue fundada en 1948 y reúne a gobiernos nacionales, ONG y científicos en una asociación mundial. Su misión consiste en influir, alentar y ayudar a las sociedades de todo el mundo conservar la integridad y la diversidad de la naturaleza y velar porque el uso de los recursos naturales sea equitativo y sustentable desde un punto de vista ecológico. La sede de la UICN se encuentra en Gland, Suiza.

En lo que se refiere a la Convención, la función de la UICN consiste en: evaluar los bienes propuestos para su inscripción en la Lista del Patrimonio Mundial, supervisar el estado de conservación de los bienes naturales del Patrimonio Mundial, estudiar las solicitudes de asistencia internacional presentadas por los Estados Parte y prestar su contribución y apoyo a las actividades de  formación de capacidades.

 

 

 

Texto extraído de las “Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial”.