Patrimonio Mundial

 

 

Complejo Arqueológico Toro Muerto

El Complejo Arqueológico Toro Muerto fue inscrito en la Lista Indicativa del Patrimonio Mundial de la Convención de UNESCO de 1972 como bien cultural bajo el criterio C (iii) en el año 2019. Revela la expresión material de una notable tradición singular de arte rupestre, expresada en figuras y escenas de la vida cotidiana de alto significado simbólico, grabados en miles de rocas de origen volcánico, y la transformación social del paisaje natural. Por lo que, los petroglifos de Toro Muerto constituyen un testimonio sobresaliente de una tradición cultural ya desaparecida.